Rusia Affair13.06.2017(0)
Sessions en el Senado: "La denuncia de colusión con Rusia es una mentira detestable"
LPOEl Fiscal General de Trump se presentó ante el Senado para hablar de Rusia y el despido de Comey. Los detalles.

En febrero de 2016 Jefferson Sessions se convirtió en el primer senador de los Estados Unidos en avalar la candidatura de Donald Trump. En aquel momento se trataba de una apuesta muy arriesgada. Todos creían que Trump no sobreviviría las elecciones primarias del Partido Republicano y caería ante la poderosa maquinaria de Jeb Bush, quien apenas seis meses antes era visto como el único republicano viable para competir por la Casa Blanca. 

La apuesta de Sessions pagó, y aunque el entonces senador no se quedó con la vicepresidencia, probablemente por su edad y un cuestionable pasado marcado por acusaciones de racismo, fue nominado para convertirse en el Fiscal General número 84 de Estados Unidos.

Hoy, el Fiscal General se presentó ante el Comité de Inteligencia del Senado, cuerpo legislativo al que apenas hace unos meses él mismo pertenecía, para declarar sobre la investigación de los posibles nexos entre la campaña del presidente y operadores del servicio de inteligencia ruso, y si existió colusión al interior de la campaña para ganar la elección presidencial del año pasado.

Sessions intentó en lo posible proteger a su jefe Donald Trump y, se refugió en el llamado "privilegio ejecutivo" para negarse a responder preguntas

Sessions, a diferencia de Jim Comey, el exdirector del FBI que declaró la semana pasada, intentó en lo posible proteger a su jefe Donald Trump y, para evitar responder ciertas preguntas, se refugió en la posibilidad de que el presidente invoque el llamado "privilegio ejecutivo". 

Dicho privilegio permite al poder ejecutivo negarse a testificar o a desobedecer ciertas órdenes judiciales o solicitudes del poder legislativo, se trata de un privilegio reconocido por la Suprema Corte y sustentado en la división e independencia de cada uno de los tres poderes de la República. Lo curioso en este caso es que Trump no ha invocado dicha previsión. Es decir, Sessions la utilizó bajo el argumento de que Trump podría hacerlo en el futuro.

Durante sus comentarios de apertura, Sessions aseguró que había asistido al Senado porque le parecía importante "que el pueblo americano escuche la verdad" directamente de su boca.

Donald Trump conversa con James Comey, ex titular del FBI.

Desde hace meses el Fiscal General tuvo que recusarse de la investigación del caso Rusia y dejar a cargo a su lugarteniente, Rod Rosenstein, quien fue quien finalmente nombró al exdirector del FBI Bob Mueller como investigador especial del caso, poco después de que Donald Trump despidiera al sucesor de Mueller en el buró, Jim Comey. 

La razón por la que Sessions tuvo que recusarse del caso, fue porque se supo que había tenido dos reuniones el año pasado con el embajador ruso Sergey Kislyak, y las había ocultado durante su testimonio de confirmación ante el Senado. El senador Al Franken explícitamente le preguntó si se había reunido con algún oficial ruso y Sessions dijo que no.

No puedo violar mi deber; violar la confidencialidad de las comunicaciones que he tenido con el presidente

Apenas la semana pasada Comey aseguró que, a pesar de haber anunciado públicamente que se aislaría de la investigación, Sessions jugó un rol "problemático" en el caso Rusia. En aquel momento Comey se negó a precisar por qué, aunque es probable haya sido más detallado en el subsecuente testimonio que ofreció ante el mismo comité pero a puerta cerrada y sin cámaras. Hoy, cuando uno de los senadores preguntó a Sessions si estaría dispuesto a expandir su testimonio en una sesión privada, el Fiscal General se negó.

Sin embargo, Sessions aseguró que no había razones ocultas por las que se recusó de la investigación Rusia: "No las hay, senador Wyden", le respondió a uno de los miembros del Comité, "No las hay. Puedo decirlo con absoluta certeza".

Antes, durante sus comentarios de apertura, Sessions declaró: "No puedo violar mi deber; violar la confidencialidad de las comunicaciones que he tenido con el presidente".

Más tarde calificaría la "sugerencia" de que podría existir colusión entre él y los rusos como "una mentira indignante y detestable"; y explicó que no había mentido al senador Franken durante su audiencia de confirmación como Fiscal General meses atrás.

"Franken me hizo una pregunta delirante después de seis horas de testimonio", se justificó. El fiscal explicó que él se había enterado ese día de las acusaciones de colusión entre los rusos y "voceros de la campaña Trump", y que estaba en shock por la acusación. "Le respondí: he sido llamado vocero de la campaña y no tuve comunicación con los rusos". 

Según Sessions, su respuesta era en ese contexto, aunque sí se había reunido con agentes del gobierno de Putin, como el embajador, lo quiso decir era que no había discutido temas de la campaña con ellos. "Estaba respondiendo a los alegatos", se defendió, "era la primera vez que me hacían esa pegunta".

Para sorpresa de algunos, Sessions no atacó la credibilidad de Robert Mueller y la investigación que conducía sobre el caso Rusia y la posible colusión de la campaña presidencial

Respecto a si Trump habría despedido a Comey sin importar las recomendaciones del Departamento de Justicia, Sessions respondió a la senadora demócrata de California Dianne Feinstein que no sabía "qué había en la mente del presidente cuando hablamos con él", pero que -similar a una de las respuestas de Comey la semana pasada- "supongo que debo dejar que las palabras del presidente hablen por si mismas".

Cuando Trump despidió a Comey el mes pasado, su equipo salió a justificar la decisión diciendo que había sido por recomendación de Sessions y Rosenstein. Sin embargo, a los pocos días el mismo Trump contradijo esta versión, y aseguró durante una entrevista que él había decidido despedir al director del FBI, en parte "por todo el asunto de Rusia". Hoy Sessions se negó a contradecir al presidente.

La audiencia de hoy dejó claro que, para desgracia del presidente, la investigación Rusia está muy lejos de terminar

Para sorpresa de algunos, Sessions no atacó la credibilidad de Robert Mueller y la investigación que conducía sobre el caso Rusia y la posible colusión de la campaña presidencial. Justo ayer un amigo cercano de Trump, el CEO de portal conservador Newsmax, declaró que -contra toda lógica- el presidente estaría considerando despedir a Mueller y acabar con la investigación, en otra movida digna de Richard Nixon. Incluso quedó claro que alguien en el campamento del presidente comenzó a movilizar piezas. Misteriosamente Newt Gingrich, quien fuera líder de los republicanos en el Congreso en los años 90, y una de las figuras detrás del juicio político contra Bill Clinton, criticó a Mueller y dijo que debía ser removido del caso, a pesar de que apenas hace unas semanas había celebrado su nombramiento.

El Fiscal General dijo que tenía confianza en Mueller, el antecesor de James Comey como director del FBI de 2001 a 2013, y quien ha sido señalado como un investigador meticuloso y digno de respeto, si no es que terror.

La audiencia de hoy dejó claro que, para desgracia del presidente, la investigación Rusia está muy lejos de terminar. Despedir a Comey fue equivalente a vaciar un galón de gasolina sobre una fogata, y, como muchos dedujeron la semana pasada, si el presidente no estaba siendo personalmente investigado en aquel momento, lo más seguro es que Mueller lo esté haciendo en este momento.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.