Mario Delgado12.08.2017(0)
"En la Ciudad, hay que impedir que alguna grilla de Morena excluya a gente de participar"
Por Jesús Pérez GaonaEl senador aspira a ser Jefe de Gobierno en 2018 y teme que Batres lo deje afuera del sondeo.

El senador conoce el Antiguo Palacio del Ayuntamiento como ninguno de sus compañeros de Morena interesados en obtener la nominación en la Ciudad. Pero más que al gobierno, Mario Delgado conoce íntimamente a Miguel Ángel Mancera, antiguo aliado y colaborador del defenestrado líder de Vanguardia Progresista, Marcelo Ebrard.

En esta entrevista, Delgado Carrillo nos comparte sus impresiones sobre los resultados de la actual administración en la Jefatura de Gobierno capitalina y promueve el cambio de rumbo necesario para retornar -en sus palabras- a la "esperanza" que proyectaron los gobiernos de López Obrador y Ebrard Casaubón, para lo cual disputa con Ricardo Monreal, Martí Batres y Claudia Sheinbaum el lugar privilegiado de Regeneración Nacional en la capital.

¿Cómo conoció a Andrés Manuel López Obrador?

Lo conocí en las famosas juntas mañaneras de las 6:00 am. A mí me tocaba ir, acompañando a Marcelo. Yo tenía que llegar a mi oficina a las 5:00 de la mañana, porque tenía que preparar y revisar el reporte con el cual se evaluaba a la policía. Lo que derivó en esa reforma policial que luego tuvo buenos resultados. Fue parte del éxito de los gobiernos de Andrés Manuel y de Ebrard.

Hoy, a propósito de Tláhuac, Morena critica precisamente que los delegados no tengan mando en la policía, sino que sea un mando único a cargo del Jefe de Gobierno.

Esto había sido una gran ventaja cuando tienes un jefe de gobierno como López Obrador que todos los días a las 6:00 de la mañana ahí estaba revisado el reporte de seguridad; cuando tienes un jefe de gobierno como Marcelo Ebrard que está permanentemente perfeccionando el modelo policial (por ejemplo, la introducción de 10 mil cámaras). 

Y se vuelve una gran desventaja cuando al jefe de gobierno no le interesa la seguridad, como lo hemos tenido ahora.

Tener resultados en seguridad pública cuesta muchísimo trabajo, es mucho el esfuerzo, se necesita de mucha disciplina, de mucha constancia, tenacidad y responsabilidad.

¿Se confió Miguel Ángel Mancera, porque su perfil político prácticamente era el de un policía?

Pues sí. (Risas). Yo no lo dije, tú lo dijiste. Y sí. Se descuidó. Estamos frente a un gran descuido en materia de seguridad.

Bueno. La escena más emblemática de que no hay conciencia de lo que está pasando en la Ciudad es este acto de ir a regalar las patrullas de la Ciudad de México a Acapulco o Ciudad Juárez. ¿No crees que ahorita hacen falta esas patrullas en Tláhuac? Claro que hacen falta. Pero el señor utiliza los recursos de seguridad de la ciudad para hacer promoción política.

Hablando de promoción política, ¿por qué quiere ser Jefe de Gobierno de la Ciudad de México?

Porque no me gusta lo que está pasando en la Ciudad. Veo que se está deteriorando, que estamos perdiendo lo que habíamos ganado, en temas muy sensibles. Primero, en seguridad pública. Ya regresó el miedo. Apenas hace unos años habíamos recuperado la tranquilidad, y ahora regresó el miedo.

En medio de un país convulsionado por la violencia desatada por la guerra de Felipe Calderón, la Ciudad de México era una isla de paz, que no se nos olvide. Venían familias completas a vivir a la capital (empresarios del norte, por hablar de un caso), porque aquí se sentían seguros. Podían ir a cenar, tenían la tranquilidad de que sus hijos regresarían de la escuela, que no te robarían el coche, que no te iban a asaltar en el Metro, y eso se perdió.

Y tener resultados en seguridad pública cuesta muchísimo trabajo, es mucho el esfuerzo, se necesita de mucha disciplina, de mucha constancia, tenacidad y responsabilidad.

Yo tengo la experiencia de haber participado en la administración de López Obrador en la policía, y después con Marcelo en la Secretaría de Finanzas y en la Secretaría de Educación. Entonces, creo que el momento que está viviendo la Ciudad con lo que yo he aprendido, lo podemos enfrentar. Creo que podemos retomar el paso, podemos renovar la esperanza. A Morena le va a tocar recuperar lo que se perdió en esta administración. Podemos recuperar lo que se perdió y que sea la plataforma para seguir lanzando a la Ciudad hacia el futuro.

Sus compañeros interesados en la nominación de Morena en el DF, en alguna medida, también son cercanos a AMLO. Pero ¿qué lo diferencia de ellos? Por ejemplo, de Martí Batres.

Pues ahí están las biografías. Yo creo que la gente tendrá que hacer la evaluación de cada uno de nosotros. Yo te puedo hablar de cuál ha sido mi experiencia, en qué campos he estado y qué resultados obtuve. Claro, participando dentro de un equipo. Es mucha presunción pretender que uno logra cosas solo. Yo formé parte de dos equipos muy exitosos: el de Andrés Manuel López Obrador y luego con Marcelo Ebrard.

Yo participé en esas dos gestiones. Muy exitosas y que colocaron a la capital en el liderazgo en muchas materias (en derechos y libertades, en temas financieros). Por ejemplo, cuando me tocó a mí estar en la Secretaría de Finanzas, recuperamos el primer lugar de competitividad del país, además de conseguir el primer lugar en atracción de inversión extranjera directa. Todo esto sin sobreendeudarnos.

También en materia de transporte público, innovando, con el Metrobús, la EcoBici, segundos pisos o la línea 12 del Metro que terminarían por desprestigiarla. O en temas del medioambiente, donde la Ciudad era un ejemplo internacional, un referente en cómo se había recuperado la calidad del aire. O en materia educativa, donde hicimos el programa de "Prepa Sí", que le cambió la vida a muchísimos jóvenes.

Además, en una situación muy distinta. A nosotros nos costaba mucho trabajo tener financiamiento, porque Calderón no quería. Y ahora, Mancera ha estado de la mano de Peña Nieto. Ha tenido mucho dinero, y creo que no ha habido ni la prevención ni la visión ni el desarrollo de lo que funcionaba en la Ciudad. Y estaba relativamente fácil seguir la tendencia que traía la Ciudad.

¿Qué he hecho en los últimos cinco años? Yo no he estado en la grilla de la Ciudad. A mí me pidió AMLO que le ayudara a construir el proyecto nacional de Morena. Yo no tengo ni corriente ni grupo ni equipaje, ni nada que andar negociando.

Usted conoció las entrañas de la campaña de Delfina Gómez en el Estado de México, la cual está siendo retomada por Sheinbaum Pardo. ¿Cómo prefiere llamarse: "político" o "ciudadano"?

Yo también soy ciudadano, como todos. Todos somos ciudadanos, porque todos aquí vivimos. Yo soy un apasionado de esta Ciudad, que a mí me ha dado todo lo que tengo.

Sin embargo, para mí la política es un trabajo. Yo quiero que la gente de la Ciudad me elija para el trabajo que, creo, es el más difícil de todos. Porque se trata de hacer que las cosas pasen y tener una gestión que dé resultados para la gente.

Y claro que soy político. Yo he estado toda mi vida en el servicio público y estoy orgulloso de ello. No me avergüenza, porque no me he enriquecido y he dado resultados en cada etapa que me ha tocado vivir.

Esta redacción fue informada de los acercamientos que ha tenido con Monreal. Incluso, se habló de reuniones entre ustedes dos. ¿Cómo va esa negociación?

A ver. ¿Qué he hecho en los últimos cinco años? Yo no he estado en la grilla de la Ciudad. A mí me pidió López Obrador que le ayudara a construir el proyecto nacional de Morena. Entonces, yo he sido delegado de Morena en Chiapas, en San Luis, en Querétaro, en Sinaloa, en Nayarit y en el Estado de México.

Yo no tengo ni corriente ni grupo ni equipaje, ni nada que andar negociando. Que se vale, pero yo no estoy en eso. Yo quiero ser Jefe de Gobierno porque creo que le puedo sumar mucho a Morena. Y por una cuestión fundamental: la trascendencia de Morena como proyecto político para la transformación del país va a depender de que tengamos una gestión exitosa en la Ciudad. Si no lo logramos, se va a perder este esfuerzo que tanto ha costado. Entonces, es mucho más lo que está en juego.

Y yo veo a mis compañeros que están participando muy conscientes de que los cuatro somos parte de un proyecto más grande, que es la transformación del país. Y eso hay que cuidarlo.

Hay que cuidar que Morena tenga credibilidad, de que sea un partido abierto (como lo impulsa López Obrador), de que estos procesos sean transparentes, imparciales, que todos tengamos la oportunidad de participar, e impedir que alguna grilla excluya gente. Al contrario, lo que está haciendo Morena es invitar a más gente a que se sume. Tenemos que ser mayoría y, como dice López Obrador, la tercera es la vencida.

¿En caso de no ser elegido como candidato capitalino de Morena en 2018, se sumará a la campaña del vencedor? ¿Y tiene algún preferido, aparte de usted?

Pues yo los voy a invitar a ellos a que, cuando yo gane, que se sumen a mi proyecto.

En un escenario donde AMLO no llegara a la presidencia, ¿de qué modo establecería una relación con Los Pinos: al estilo de Ebrard o al de Mancera?

Falta ver que le ganen a López Obrador en 2018. Yo no veo cómo. La gente ya se cansó. Lo que le urge a este país es sacar a ese grupo de intereses y de privilegios, que lo único que hacen es fomentar la corrupción. La gente ya se cansó. Yo no veo cómo lo derroten, por más que se junten y hagan estas alianzas perversas, aun así Andrés Manuel está adelante en las encuestas rumbo a la presidencia.

No, hombre. No me da miedo el Frente PAN-PRD. Me da hasta risa. Creen que la gente es tonta. Cuál es la propuesta: todos contra Morena, porque solos no pueden.

¿Le da miedo el Frente Amplio PAN-PRD?

No, hombre. Me da hasta risa. Y creen que la gente es tonta, porque cuál es la propuesta de esta suma de partidos: es todos contra Morena, porque solos no pueden.

Y ese escenario que estás planteando, ahorita, en estos momentos, significaría un enorme fraude electoral. Y ahí sí voy a ser el primero, de estar al frente, manifestando mi inconformidad.

Aunque se sentiría más cómodo actuando de modo similar a como lo hicieron AMLO, Ebrard e incluso Encinas en el gobierno capitalino, a diferencia del modo como lo está haciendo ahora Mancera, complaciente con el régimen.

Pues cada quien tiene su estilo. Claro que son mis maestros. Andrés Manuel y Marcelo son mis grandes maestros. Pues entonces yo creo que sí se vería la influencia en mi formación de ellos dos.

¿Y cuál es su balance del gobierno de Mancera, partido del hecho de que sus maestros fueron quienes le levantaron la mano para ser el candidato de la Ciudad en 2012?

Sí. Así lo consideraron en su momento. Según él, era ciudadano, independiente, era un abogado, no era político. Y ve nomás los resultados que hemos tenido. Me parece que ha sido un desastre.

Pero lo que más duele es la oportunidad que dejó ir, de seguir llevando a la ciudad por el buen camino. Se perdió el rumbo, se perdió el paso, y el costo es altísimo para la gente. Porque, por dondequiera que lo veas, tienes un retroceso, retroceso, retroceso.

Mancera no tiene remedio, yo creo que se fue al despeñadero desde el principio.

Le pedí a Peña Nieto la destitución de Hiram Almeida, porque tuvimos un hecho como Tláhuac donde tuvo que intervenir la Marina. Y la Marina sólo interviene ante casos graves de crimen organizado.

¿Cómo evitar que llegue otro Mancera al gobierno de la Ciudad?

Yo creo que la lección es que sí es importante la coyuntura, en términos de conocimiento y encuestas, pero es más importante fijarse en quién tiene realmente la capacidad de gobernar. Creo que esa es la lección que nos dejan las sucesiones que hemos tenido en la izquierda.

¿Y cómo evitar otro Tláhuac?

Van a seguir moviéndolo. Van a seguir golpeándonos. Pero la gente ya no se las cree. Y te voy a decir por qué: el deterioro en materia de seguridad no sólo es en Tláhuac, es en toda la Ciudad. Y la gente te señala de inmediato a la policía y al jefe de gobierno.

Yo pedí al presidente de la república la destitución del jefe de policía, Hiram Almeida, al mismo que ratificó en el cargo a petición de Mancera. Porque tuvimos un hecho como Tláhuac donde tuvo que intervenir la Marina a través de un operativo. Y la Marina sólo interviene ante casos graves de crimen organizado. Entonces, ha habido un desarrollo del crimen organizado en la Ciudad de México ante el cual la policía ha sido incapaz de actuar y menos enfrentar.

A quién ve como el rival en la Ciudad, a su ex compañera de bancada en el Senado, Alejandra Barrales, o a la secretaria Rosario Robles...

No. Yo como rival veo el regresar la tranquilidad a la Ciudad, que logremos vencer los problemas de la Ciudad, y transmitir a la gente la idea de que se puede vivir mejor.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.