Sismo24.09.2017(0)
Morelos y Puebla: crónica desde el corazón del desastre
Por Hernán Sarquis (Enviado especial)Pueblos devastados, donaciones que no llegan. Contraste con operativos en DF.

Las carreteras de Morelos y Puebla estuvieron tapizadas este fin de semana por automovilistas cargados de víveres, herramientas y buenas intenciones, cazando damnificados qué ayudar, escombros por remover y gente para alimentar.

En La Nopalera, una comunidad diminuta a unos kilómetros de los campos de golf de Cocoyoc, donde los chilangos mantienen casas lujosas de fin de semana junto a una hacienda del Siglo XVI, la gente estaba durmiendo a la intemperie y tenían horas sin probar alimento.

A pesar de la desesperación haberlo perdido todo, en La Nopalera fueron afortunados. Las únicas pérdidas fueron materiales y lo que más pedían los pobladores eran lonas, colchonetas y cobijas para resguardarse de la noche.

Los 60 kilómetros de carretera que separan a las ciudades de Cuautla, Morelos, de Izúcar de Matamoros, Puebla, una de las más dañadas en la región, están repletos de pequeños poblados que sufrieron afectaciones en mayor o menor medida, y otros tantos que a pesar de estar en el centro de la devastación salieron del sismo sin una sola grieta, como Tenex, Morelos, donde los habitantes nos veían cargando nuestros cascos y herramientas como quien ve a una hormiga exploradora en busca de alimento.

En Izúcar, Puebla, por lo menos tres mil edificaciones resultaron afectadas de gravedad. Representa un 65% de todas las edificaciones.

En Izúcar, la pequeña ciudad a una hora de Puebla capital, la historia es otra. Por lo menos tres mil edificaciones resultaron afectadas de gravedad, entre ellas los dos edificios históricos: la Casa Colorada, donde están las oficinas municipales, y el viejo ayuntamiento, donde a cuadras de la Plaza de Armas de la ciudad existía un penal con cientos de reclusos de los municipios aledaños, que tuvieron que ser trasladados por seguridad. El presidente municipal Manuel Madero González, confirmó que ambos edificios tendrán que ser demolidos.

"Estamos completamente rebasados", dice a LPO y subraya "no ha habido apoyo más que del DIF estatal". El alcalde aseguró que el apoyo ha sido de la sociedad civil a través de donaciones y voluntarios y de algunos gobiernos estatales, como el de Estado de México que envió brigadas de Protección Civil y el de la CDMX que mandó elementos de la gendarmería. "La solidaridad de la gente nos ha permitido salir adelantes", agrega.

El presidente municipal de Izucar, Manuel Madero González, coordina los rescates.

"Se desplomó la cúpula del templo de Santiago Apostol y destruyó la imagen del santo, que es muy venerado aquí y en todo el país", agrega Madero compungido. El presidente municipal comenta que todos los templos del centro tuvieron que ser cerrados por riesgo de derrumbe y otros 22 de los alrededores. 

Madero asegura que de las 8500 viviendas que hay en la ciudad, "65% fueron afectadas, 3 mil de gravedad". El desastre alcanzó también a la mayoría de las escuelas locales. Una de plano se desplomó y el resto permanecen en riesgo de colapso, al igual que el hospital de la zona.

"El hospital general sufrió daños importantes", dijo, "nosotros mandamos un enlonado grande, tipo carpa, como de guerra, y ahí tenemos las camas de los pacientes, pobrecitos a la intemperie".

Los lugares en riesgo no fueron acordonados por Protección Civil. Fueron las mismas personas afectadas que acordonaron y compraron las cintas porque no había respuesta de las autoridades.

Los elementos de Protección Civil municipales intentan cordinar el desastre, pero queda claro que también han quedado rebasados. Nos citan, por ejemplo, a las 7 de la mañana para acudir a limpiar una localidad vecina que fue seriamente afectada, sin embargo, las brigadas de voluntarios no podían salir porque el municipio no lograba conseguir camiones de volteo y una retroexcavadora, indispensables para la tarea.

Un grupo de jóvenes procedentes de Iztapalapa, en la Ciudad de México, se quejan de que toda la atención mediática se esté concentrando en la capital del país y que zonas de Oaxaca, Puebla y Morelos tengan poca o nula cobertura. "Es triste porque no podemos hacer a un lado a esta gente", comenta uno de ellos a LPO.

Otro de los voluntarios lamenta que las autoridades municipales hayan puesto a un grupo de policías a realizar la demolición de un puente. "Imagínate, policías que no tienen ninguna experiencia en eso, poniendo vidas en riesgo, las de ellos y las de la población", señala con amargura.

Una fuente consultada, especialista en protección civil y emergencias que ha realizado labores de todo tipo en las zonas de desastre en la Ciudad de México, Morelos y Puebla, pinta un cuadro preocupante sobre lo que está ocurriendo a nivel nacional. "Nos están comentando que los lugares en riesgo no fueron acordonados por Protección Civil. Fueron las mismas personas afectadas que acordonaron y compraron las cintas para hacerlo porque no había respuesta de las autoridades", señala.

Una casa destruida en La Nopalera, Morelos.

Se trata de un fenómeno que se repite en cientos de municipios a lo largo del país. "Hay muy mala respuesta porque la gente que tienen en estos puestos [Secretarías de Protección Civil municipales] o no tienen experiencia o no son verdaderos especialistas en la materia", explica el especialista.

El problema es que nada más se está concentrando todo en DF. A muchas comunidades de Puebla y Morelos no había llegado nada de apoyo. Vemos mucha falta de coordinación en todas partes.

La fuente asegura que vio la misma situación incluso en la Ciudad de México: "La respuesta del Gobierno es casi inexistente allá todo es a través de los ciudadanos", opina. "Estábamos en el Zócalo y los que coordinaban eran de la delegación Gustavo A. Madero, que no tienen nada que hacer ahí", recuerda.

Sobre Jojutla, Morelos, otra de las zonas golpeadas, la fuente relata una situación similar. "Llegamos en la madrugada, a la 1 am, y nos dijeron que a muchas comunidades no había llegado nada de apoyo. Vemos mucha falta de coordinación en todas partes".

Edificios destruidos en Izucar.

La mañana del sábado la pasamos tratando de conseguir a través de nuestros amigos y contactos, constructoras que pudieran ofrecer los vehículos necesarios para finalmente iniciar las tareas de demolición y limpieza. Las autoridades coordinando el área de Protección Civil se apoyan en los voluntarios que vinimos de fuera antes que en el Gobierno del estado, aunque tanto el presidente municipal como su esposa, la presidenta del DIF municipal, se niegan a decir una sola palabra negativa del gobierno estatal.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.