Gobierno27.09.2017(0)
Nuño pidió paciencia con regreso a clases: "Tomará de dos a tres semanas"
LPOEl titular de la SEP informó que se necesitarán 13 mil millones para reparaciones de 12 mil escuelas.

Durante  el encuentro denominado "Avances para la reconstrucción de los estados afectados por los sismos", el titular de la Secretaria de Educación Pública (SEP), Aurelio Nuño, informó esta tarde que 12 mil 931 son el número de escuelas del país con algún daño por los movimientos telúricos del 7 y el 19 de septiembre.

En Los Pinos, Nuño Mayer informó que 577 de las escuelas dañadas tendrán que ser "demolidas totalmente y más de 1,847 requieren intervención parcial".

"La magnitud de los daños y el costo es muy alto, pero le estamos haciendo frente y cualquier apoyo será más que bienvenido. Para cubrir los costos de las escuelas afectadas se recurrirá a los seguros, el Fonden y recursos del Programa Escuelas al Cien", explicó, y detalló que parq que las 12 mil escuelas sean atendidas serán necesarios 13 mil millones de pesos.

En el mismo tenor, añadió que respecto "al regreso a clases, la seguridad es primero, por lo que ocho millones de estudiantes no han regresado a sus aulas aún", debido a los problemas en los inmuebles de sus escuelas.

"Pedimos paciencia porque estamos trabajando 24 horas, los siete días de la semana", exhortó el funcionario federal a los padres de familia, puesto que la revisión de las escuelas en los estados afectados "será lenta". Por lo menos, dijo, tomará entre "dos o tres semanas, y lo tenemos que hacer bien, con personal calificado".

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.