Argentina28.12.2017(0)
Macri entra en tensión con el Banco Central y lo obliga a relajar la lucha a la inflacion
LPO (Buenos Aires)Forzaron al presidente del Banco Central a cambiar las metas que ahora se postergan un año.

"Hemos decidido recalibrar nuestras metas de inflación: Vamos a demorar un año la meta del inflación para el año que viene del 10% que ahora pasa al 15% y la del 2019 que era del 5% pasa al año 2020", afirmó el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, que confirmó así la impactante primicia de LPO.

La imposición de las nuevas metas -menos ambiciosas- de la Casa Rosada a Federico Sturzenegger, es en realidad la excusa para el objetivo de fondo del ala política del Gobierno: Forzar al presidente del Banco Central a bajar las tasas, como anticipó LPO la semana pasada.

Esto fue reconocido por el propio Sturzenegger quien afirmó que "cambiar la meta del 10% al 15% implica cambiar las políticas del Central, en base a medidas que se tomarán oportunamente". Fue el momento más crítico de la conferencia de prensa, en el que el presidente del Central reconoció que una imposición de la Casa Rosada lo llevó a modificar su política de tasas altas, que hasta ahora venía defendiendo a rajatabla.

La escenografía no pudo ser más clara: Sturzenegger se tuvo que trasladar a la Casa Rosada para enfrentar en silencio los anuncios sobre materias exclusivas del Banco Central en manos de Marcos Peña y los ministros Dujovne y Luis Caputo.

La escenografía de la pérdida de autonomía no pudo ser más clara: Sturzenegger se tuvo que trasladar a la Casa Rosada, donde los ministros del Poder Ejecutivo anunciaron la nueva política del Banco Central.

En un marco de evidente tensión, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, que abrió la conferencia de prensa conjunta en la Casa Rosada, se vio forzado a decir que el gobierno mantiene su voluntad de "combatir la inflación" y aclarar que junto al presidente del Central y los ministros del área económico son "un equipo que comparte una visión, siempre bajo el liderazgo del presidente Macri".

Dujovne agregó además que el Gobierno decidió que desde ahora las metas de inflación ya no se fijarán con una banda como hacía Sturzenegger, sino mediante un número fijo que estableció según esta escala: En el 2018 será del 15%, en el 2019 del 10% y en el 2020 del 5%. Esto ubica la meta de bajar la inflación a un dígito, como había prometido Macri, fuera del final de su mandato.

La excusa para relajar las metas de inflación no pudo ser más pueril: "Ahora tenemos más información" se limitó a justificar Dujovne. En realidad el escaso argumento esconde una realidad: Se cambió por una decisión política empujada por el vicejefe de Gabinete, Mario Quintana, que logró modificar el paradigma económico del presidente Macri.

Hasta hace poco Macri creía que bajar la inflación era el objetivo central para generar crecimiento sostenible e inversiones; y en esa búsqueda era clave sostener a rajatabla la autonomía del Banco Central. Quintana le propuso un "nuevo modelo" que consiste en imponer al Central una baja de las tasas junto a una devaluación, que se concretando por estos días.

El anuncio realizado por Dujovne ante un Sturzenegger que escuchaba en silencio envió así el mensaje político contundente de una pérdida brutal de autonomía del Banco Central en manos de la Casa Rosada. La excusa oficial será que las metas las fija el Poder Ejecutivo y por eso la autonomía de Sturzenegger no fue mancillada. Una tontería: Hace rato que el presidente del Central era quien se encargaba de esa definición, que acaba de perder.

El ministro de Hacienda sí ratificó sus metas de baja del gasto, pero claro con más inflación el trabajo se le facilita ya que lo licúa y la decisión anunciada este jueves viene a confirmar que el Gobierno parece estar encontrando un límite para bajar el gasto y prefiere apostar a seguir conviviendo con una inflación alta, en la idea de que esto evita que se corte la generación de empleo y el crecimiento que empieza a marcar el Indec.

Luego su colega de Finanzas, Luis Caputo, anunció que en los próximos años se reducirán las asistencias del Banco Central al Tesoro y volvió a repetir que el nivel de deuda en relación del PBI de la Argentina sigue siendo muy bajo y prometió que su crecimiento actual se va a estabilizar entre el 2020 y el 2021, cuando empezará a descender.

Caputo también ubicó así las buenas noticias económicas y los objetivos de fondo de la actual política económica, fuera del mandato de Macri, acaso preparando los argumentos del gobierno para ofrecer en la búsqueda de la reelección.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.