Lucía Rojas03.01.2018(0)
"El Bronco y Margarita manchan la credibilidad de las verdaderas candidaturas independientes"
Por Rodrigo González OlivaresLa precandidata ciudadana para la Jefatura de Gobierno conversó con LPO.

En enero del año pasado, el ex ombudsman del Distrito Federal, Emilio Álvarez Icaza, presentó la iniciativa ciudadana Ahora para "recuperar el proceso del cambio democrático en México". Se trata de un proyecto que busca conseguir candidaturas independientes a puestos de elección popular en algunos de los Estados del país para irrumpir "frente a una clase política que tiene secuestrada a las instituciones".

En la Ciudad de México, Ahora propone a Lucía Riojas quien, con 29 años, aspira a ser la candidata más joven a la Jefatura de Gobierno en las próximas elecciones. Con este fin, está recabando las firmas que necesita para poder aparecer en la boleta electoral.

En una plática exclusiva con LPO, Lucía, cuya formación como activista comienza dentro del movimiento #YoSoy132, explica las dificultades que ha tenido para juntar las firmas, comenta sobre su agenda, que gira alrededor de temas como violencia de género, medio ambiente y movilidad; y aclara por qué no se siente representada por ningún partido.

¿Cuál es el proceso que tuviste que pasar dentro de Ahora para que te eligieran como la posible candidata a la Jefatura de Gobierno?

Participo en Ahora desde el principio como coordinadora del área de comunicación, por invitación del propio Emilio Álvarez Icaza, quien es el coordinador nacional de la iniciativa. Como yo viajaba mucho con Emilio para presentar nuestra organización, me tocó comenzar a ejercer la vocería.

La desconfianza es, sobre todo, hacia los partidos políticos. Cuando le dices a la gente que no perteneces a ninguno hay más apertura. Pero no voy a negar el Bronco o Margarita han manchado un poco a las candidaturas independientes.

Después, realizamos una investigación sobre el financiamiento ilegal de las campañas en las elecciones del 2017 en el Estado de México. Le llamamos "El Ciclo" y ahí revelamos los desvíos de recursos del Viaducto Bicentenario y el Circuito Exterior Mexiquense hacia las campañas del PRI. Presentamos nuestros resultados en un micrositio que contaba con unos videos en donde yo narraba el proceso de la investigación y, además, llevamos todas las pruebas a las instituciones encargadas de atender este tipo de asuntos, incluyendo el INE y el Tribunal del Estado de México. Pero, después de una serie de litigios, desecharon nuestra denuncia diciendo que no había pruebas suficientes.

Eso nos llevó a hacer una segunda investigación, llamada "El Secuestro": la premisa era que las autoridades electorales están secuestradas por los partidos políticos y estos están secuestrados por otros intereses que no son los de las personas. Buscábamos que renunciara el Consejo General del INE para dar paso a la creación de un órgano ciudadano, pero tampoco sucedió mucho más. Así es como se fue formando mi perfil dentro de la organización.

Actualmente, pertenezco al Consejo Estatal de Ahora en la Ciudad de México y ahí es donde se decidieron las tres candidaturas que tenemos localmente: la mía para Jefatura de Gobierno y otras dos, una al distrito V, al congreso local en Azcapotzalco y otra para el distrito XXIII.

¿Qué obstáculos han tenido para la recolección de firmas?

Hemos tenido obstáculos desde el principio. La mayor traba es que la autoridad electoral ha fracasado en comunicar de manera eficiente lo que significa este periodo de recaudación de firmas. Vivimos en un país en donde la desconfianza reina, sobre todo cuando hablamos de política. Entonces, salir a la calle, pedirle a la gente su credencial de elector y tomarle una fotografía, genera una barrera de confianza difícil de superar. Además, cuando logramos pasar eso, y la gente nos pregunta nuestras propuestas, no podemos decirles nada porque la ley electoral nos prohíbe hablar de cosas concretas en este momento, pues se cuentan como actos anticipados de campaña.

Pese a todo, nos ha ido bien porque esta desconfianza es, sobre todo, hacia los partidos políticos. Cuando le dices a la gente que no perteneces a ninguno hay más apertura y te permiten dialogar.

Aunque no voy a negar que casos como el Bronco o Margarita, que sí vienen de partidos políticos, han manchado un poco a las candidaturas independientes pues crean susceptibilidad entre la gente.

¿Es difícil conseguir una firma con el sistema puesto en marcha por el INE?

Tanto el procedimiento como el sistema de recolección de firmas están hechos para que lleguen personas que traen detrás una estructura partidista o similar. Lo vemos claramente en los números de Xavier González Zirión, quien ya tiene más del 100% de las firmas. Yo nunca lo he visto en las calles o he escuchado que se pronuncie sobre algo, aunque sea en las redes sociales, y ya juntó todas las firmas.

Hace poco tiempo se nos acercó una señora que nos buscaba para ver si había oportunidad de trabajar con nosotros en la recopilación de firmas. Ella venía de hablar con González Zirión y nos dijo que allá le ofrecían 70 pesos por cada firma que consiguiera. Es un montón de dinero, son millones de pesos. Nosotros no tenemos esos recursos. Aquí trabajamos, en su mayoría, con voluntarios. Competir con esas estructuras sí es muy complicado.

Cuando iniciaban con Ahora, su propuesta era "hackear" o irrumpir en el sistema. ¿Creen que han logrado este objetivo?

Definitivamente sí. El primer gran momento de irrupción es con la investigación de "El Ciclo" en el Estado de México. Con eso lanzamos la advertencia de que algo raro estaba pasando y que se tenía que atender porque era un laboratorio de cosas que podían pasar en las elecciones del 2018. Posicionamos el tema en la agenda y se empezó a hablar de todas las corruptelas que ha hecho OHL o que han hecho personas dentro del PRI, que han tenido nexos con empresas como Odebrecht, como Emilio Lozoya o el mismo Ruiz Esparza.

Este modelo de acción política es algo a lo que le apostamos: la investigación y la denuncia ante las autoridades competentes para solucionar.

Hablando de la agenda de tu organización y localizándola más en la Ciudad de México. Mancera llega al gobierno de la Ciudad con un apoyo ciudadano importante, años después todo ese apoyo se diluyó. ¿Cuál sería tu lectura del gobierno de Mancera?

Ha perdido popularidad y apoyo y yo creo que eso obedece a que Mancera ha dejado a la Ciudad incompleta. El 2017 fue un año bastante complicado y después del 19 de setiembre este gobierno queda un poco más en deuda.

Sin embargo, tiene aciertos, como todo gobierno. Pero hay uno que a mi me llama mucho la atención y que le aplaudo: Mancera, a través del Instituto de la Juventud, inauguró un hospital de las emociones en donde se atiende la salud mental y emocional de los jóvenes. Este tipo de atención es de las más caras y la juventud es uno de los sectores que mayor padece en este sentido. Un hospital así es algo que hay que cuidarse.

Lo más urgente es la seguridad. La Ciudad de México es ahora el segundo lugar en feminicidios o en violencia contra las mujeres en todo el país, sólo por debajo del Estado de México.

¿Cuáles son los principales problemas que detectas en la Ciudad?

Lo más urgente es la seguridad. La Ciudad de México es ahora el segundo lugar en feminicidios o en violencia contra las mujeres en todo el país, sólo por debajo del Estado de México. Esto es algo que tiene que atenderse: encontrar nuevos modelos que no se basen en la vigilancia. Tenemos que dejar de pensar que más policías es igual a seguridad o que, por poner más patrullas, la ciudad se vuelve más segura. Tenemos que construir a partir de la confianza de la comunidad hacia el policía.

El segundo es el de la movilidad. Vivimos en una ciudad que diariamente está a punto de colapsarse. Nuestra política de movilidad es casi esquizofrénica: por un lado ponen ecobicis y fomentan el uso de otros medios de transporte, pero la mayor inversión es para privilegiar el uso del automóvil, como los segundos pisos o deprimidos. Debemos hacer que de verdad se vuelva un super privilegio tener un auto, encarecerlo mucho. Pero al mismo tiempo necesitamos invertir en transporte público porque ahí es en donde se hacen la mayoría de los viajes en esta ciudad.

Respecto a las fotomultas, creo que son un sistema que tiene que transparentarse y se debe mejorar el modelo, pero las necesitamos. Para disminuir el número de accidentes viales tenemos que bajar la velocidad de los autos y las fotomultas funcionan para eso.

Y el tercero es el de las políticas ambientales. Vivimos en una ciudad donde casi todo el tiempo estamos respirando aire que es muy perjudical para nuestra salud: literalmente nos estamos muriendo cada vez que respiramos. En gran parte, esto se debe a políticas ambientales que fueron alteradas: los niveles de IMECAs necesarios para que se declare una contingencia ambiental fueron elevados y todo el tiempo estamos en niveles altísimos porque no se pensó en cómo combatir ese problema de raíz. Me parece que necesitamos una renovación en políticas ambientales.

Hace poco salió una foto de Emilio Álvarez Icaza comiendo con Ricardo Anaya y Santiago Creel. ¿A qué se debió ese acercamiento?

Cuando Emilio decide que no va a competir por la presidencia, en Ahora fortalecimos las candidaturas locales y llamamos a establecer un diálogo nacional. Así, nos acercamos a algunas fuerzas políticas, como el Frente, Morena e incluso gente de la sociedad civil.

La fotografía es un encuentro público, en donde se plantea un diálogo público. No estamos pensando en ninguna alianza con ningún partido ni vamos a pactar con nadie: la foto no significa un acuerdo con nadie, sólo una apertura al diálogo. Eso es lo que estamos construyendo.

El panorama electoral ya está más definido, los partidos ya tienen a sus precandidatos. ¿Sigues sin identificarte con alguno de ellos?

Estamos intentando construir una opción distinta. Quizás se podría pensar, por la lógica que intentan vender algunas fuerzas políticas, que con quien tenemos mayor afinidad es con Morena, por ejemplo. Pero eso es falso: Morena es un partido político mesiánico que construye proyectos y candidaturas unipersonales. Además, sin importar qué candidatura sea, siempre va a haber un sólo protagonista, que es Andrés Manuel. Nosotros no creemos en eso, yo no creo en mesías o caciques de la política.

Morena es un partido político mesiánico que construye proyectos y candidaturas unipersonales. Siempre va a haber un sólo protagonista, que es AMLO. Nosotros no creemos en eso. No creo en mesías o caciques de la política.

De hecho, es necesario no obedecer a esas formas de hacer política: para mi tiene mucho valor hacer política desde lo colectivo. Sobre todo, si pretendemos resistir a un posible regreso al autoritarismo del PRI, a la ley de Seguridad Interior, vamos a tener que resistir todos juntos, no de forma unipersonal.

¿Y Marichuy, la vocera del Congreso Nacional Indígena?

Ella es alguien quien definitivamente podría representarme. En ella vemos esa construcción colectiva de la que estoy hablando ahorita pues, si algo nos ha enseñado el zapatismo, es a resistir y a ser autónomos. De hecho, yo dí mi apoyo para que Marichuy pueda estar en la boleta, que es algo que me parece muy importante: sería un parteaguas en la política de nuestro país.

Desde Ahora hemos buscado tener un diálogo con el CGI, sobre todo a través de Javier Sicilia, pero no se ha dado. No hemos tenido respuesta.

Siendo alguien tan joven ¿de dónde sale la idea o inspiración de participar en este objetivo gigantesco que es competir por la Jefatura de Gobierno?

Cuando platico con la gente, les pido que no piensen que yo y mi equipo soñábamos con estar haciendo esto. Nosotros con lo que soñábamos era con poder vivir en un país libre, sin guerra: un país donde se respetara a las personas que viven en él. Un país que no acosara a sus mujeres, que no las matara.

Bueno, ese país no existe. No lo tenemos, así que hay que construirlo o, por lo menos, hacerle frente a este país que sí existe y que nos está comiendo. Por eso decidimos dar este paso. 

 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.