Voto 201816.05.2018(0)
Tensión: Un sector del búnker del PRI le aconseja a Meade anunciar que investigaría a Peña Nieto
LPOEl segundo debate, la bala de plata. Nuño resiste y bloquea esa sugerencia. Reuniones con empresarios.

La visión es similar en los comandos de José Antono Meade y Ricardo Anaya: el domingo en el debate de  Tijuana es la última oportunidad para acortar la distancia que AMLO tiene en las encuestas. Si la inercia actual no se quiebra este fin de semana, ya en el último mes habrá muy poco que hacer.

LPO pudo conocer que en las últimas horas diferentes figuras del PRI le han recomendado a Aurelio Nuño considerar la posibilidad de que Meade admita que estaría dispuesto a investigar a Enrique Peña Nieto por casos de corrupción y que lo encarcelaría en caso de encontrar evidencias. Un golpe de efecto de gran envergadura pero que aún así puede llegar demasiado tarde.

Este duro planteo, que fue presentado directamente ante Nuño, dice que la elección ya es imposible de remontar y que se debe hacer lo posible por llegar a los 20 puntos para que el tricolor no corra el riesgo de una implosión tras la elección. En ese escenario, donde ya se agotan los recursos, el distanciamiento con Peña Nieto asoma como el único camino factible,en una campaña que sigue adoleciendo de fallas estructurales

Nuño escucha esta idea desde el mes de diciembre y siempre la ha rechazado de tajo, alegando que el currículum de Meade y sus propuestas lo harían ver como la mejor opción ante el populismo de Morena y la inexperiencia de Anaya. 

Un detalle: Nuño nunca consideró demasiado la altísima imagen negativa del PRI y del Presidente, y para un sector más tradicional del partido ese es uno de los errores garrafales que explican el cómodo tercer lugar. El coordinador creyó que la idea de candidato ciudadano era suficiente.

Nuño además ha hecho toda su apuesta a la campaña porque no aceptó lugares pluri y tampoco pudo ubicar a sus cercanos. Esa suerte de inmolación es la que le permite retener autoridad en un momento crítico, autoridad que Enrique Ochoa perdió ante las bases al amarrarse una pluri como salvoconducto del tsunami que veía venirse de frente. El final de la historia es conocido: uno se quedó y el otro tuvo que dejar su cargo en el tricolor.

La idea del corte con Peña Nieto asoma dese hace algunos días y fue planteada por algunos empresarios que tuvieron reuniones con Dionisio Meade, quien se muestra visiblemente afectado por el desempeño electoral de su hijo.

Algo de este plan, todavía resistido, pudo verse ayer en el foro que organizó BBVA Bancomer, en donde el candidato presidencial tricolor aseguró: "Existió Meade antes de Peña Nieto y seguirá existiendo Meade después de Peña Nieto". Un tibio desmarco que acaso funcione como globo de ensayo. ¿Se animará a una declaración más jugada el domingo?

El gran temor es que si el domingo Meade no hace algo rutilante, el que va a crecer es Anaya y el candidato tricolor podría sufrir una fuga de votos de clases medias urbanas que rechazan a AMLO y ven en el queretano el voto útil. El fantasma de un Meade en menos de 15 puntos ya no es tan distante sino que es una eventual realidad que asusta.


Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.